Las heroínas olvidadas de la Revolución mexicana

Deja un comentario

6 de julio de 2014 por difundimos

Dicen que la historia la escriben los vencedores y, por tanto, los que caen derrotados se convierten en meras comparsas o espectadores de lujo de las grandes gestas de los victoriosos. Pero también hay ocasiones, como en la Revolución mexicana, en las que los propios vencedores dejaron en un segundo plano u olvidan a compatriotas que lucharon junto a ellos. En este caso, por su condición de mujeres… las soldaderas mexicanas.

1

El término soldadera viene de soldada (la paga de un soldado) porque aunque en muchos casos estas mujeres eran las propias esposas o madres de los combatientes, también había muchos revolucionarios que contrataban a mujeres para atenderles o, en el peor de los casos, eran secuestradas y llevadas como sirvientas. Algunas llegaron a luchar codo con codo con los hombres o incluso comandando grupos rebeldes (Margarita Neri, María Pistolas, Juana Ramos, Carmen Vélez…), otras fueron importantes en su labor política y propagandística (Dolores Jiménez, Hermila Galindo…) pero la mayoría de ellas fueron mujeres anónimas que seguían a sus maridos e hijos como enfermeras, cocineras, costureras y lo que se terciase. Fueron las encargadas de la intendencia y la infraestructura que acompañaba a los diferentes ejércitos revolucionarios. Lógicamente, entre las soldaderas también había mujeres que sólo trataban de buscarse la vida vendiendo tortitas de maíz o prostituyéndose.

El trato que estas mujeres recibieron dependía de quién estuviese al frente de cada ejército. Dicen que Emiliano Zapata les dispensaba un buen trato y, por el contrario, Pancho Villa no permitía que luchasen a su lado e incluso las llegó a utilizar como carnaza en la toma de Morelos. Reclutó de entre todas las mujeres que acompañaban a su ejército a las más jóvenes y hermosas con la misión de distraer a la guarnición de los federales. La labor de distracción incluía algo más que risas y alcohol. Cuando la guarnición del pueblo estaba disfrutando de una auténtica bacanal, las tropas de Pancho Villa atacaron y consiguieron tomar el pueblo sin apenas resistencia.

Esta falta de reconocimiento fue suplido por la música, como el corrido mexicano Adelita. Cuenta la historia de una soldadera llamada Adelita que enamorada de un sargento viaja con él y su regimiento…

Si Adelita se fuera con otro
la seguiría por tierra y por mar
si por mar en un buque de guerra
si por tierra en un tren militar…

2

El gran actor Anthony Quinn (Antonio Rodolfo Quinn Oaxaca) fue el hijo de Francisco Quinn, un revolucionario de origen irlandés, y una soldadera llamada Manuela Oaxaca. Sirva esta historia como un pequeño recuerdo para aquellas mujeres tratadas en muchas ocasiones peor que a los caballos pero que fueron responsables del éxito de una revolución.

>> extraído de: http://historiasdelahistoria.com/2014/06/30/las-heroinas-olvidadas-de-la-revolucion-mexicana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

APHU

18 de Julio 1825 apto.401 / Telefax 2401 4774 / HORARIOS: Miércoles y Viernes de 10.00 a 18.00 Hs. Skype: APHU.Uruguay

Asóciate a la APHU

Novedades por Whatsapp

Ingrese su correo electrónico para recibir las novedades de la APHU por email

Publica en la Revista

AHORA PUEDES PUBLICAR EN LA REVISTA DE LA ASOCIACIÓN

Ofrecemos a nuestros colegas (ya sean nacionales o extranjeros) la posibilidad de publicar artículos de investigación en nuestra REVISTA, la que cuenta con ISBN. Estos trabajos son revisados, previa publicación, por un comité de lectura compuesto por excelentes académicos del país. Por mas info click aquí

A %d blogueros les gusta esto: