El gato que ocasionó un conflicto internacional

Deja un comentario

22 de abril de 2014 por difundimos

Creo que la mejor forma de presentar a uno de los protagonistas de esta historia es que lo hagan sus palabras…

Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás.
Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular.
Para manipular eficazmente a la gente, es necesario hacer creer a todos que nadie les manipula.
Bajo el capitalismo, el hombre explota al hombre. Bajo el comunismo, es justo al contrario.
Cuanto mayor la riqueza, más espesa la suciedad.

Estas sentencias son obra de John Kenneth Galbraith, que además de escritor, profesor en la Universidad de Harvard y uno de los economistas más relevantes del siglo XX, también trabajó en las administraciones de varios presidentes de los EEUU. Bajo la presidencia de John F. Kennedy, y por amistad con éste, aceptó el nombramiento de embajador de los EEUU en la India en 1961, donde se convirtió en confidente del primer ministro Jawaharlal Nehru, asesoró al gobierno de la India en materia económica y ayudó a establecer uno de los primeros departamentos de informática en el Instituto Indio de Tecnología en Kanpur. Pero también tuvo que lidiar con un conflicto enquistado entre la India y Pakistán, el territorio de Cachemira. Las relaciones entre estadounidenses y pakistaníes eran demasiado tensas, éstos tenían la certeza de que estaban ayudando militarmente a la India.

1

En 1962, durante un viaje de su mujer Catherine Galbraith y sus hijos a la India, visitaron el estado de Gujarat y el gobernador, por aquello de quedar bien con la familia del embajador, les regaló a los niños una pareja de gatos siameses. El nombre de uno de los gatos no se conoce y el del otro, visto lo visto, casi habría sido mejor que tampoco se conociese… le pusieron Ahmedabad, la ciudad donde habían nacido, pero en casa al gatito lo llamaban “Ahmed” -uno de los nombres del profeta Mahoma en el mundo islámico-. Todo estalló cuando Catherine concedió una entrevista e hizo referencia a su gatito Ahmed. Cuando la noticia llegó a Pakistán, se interpretó como un insulto al Islam: la gente se echó a las calles, las instalaciones estadounidenses fueron apedreadas y los trabajadores de la embajada atacados. Ante aquel revuelo, y para evitar males mayores, John Kenneth Galbraith le cambió el nombre al gatito por el de Gujarat

Fuera de la diplomacia nunca se entenderá el daño que pudo ocasionar el nombre de un gatito

>> extraído de: http://historiasdelahistoria.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

APHU

18 de Julio 1825 apto.401 / Telefax 2401 4774 / HORARIOS: Miércoles y Viernes de 10.00 a 18.00 Hs. Skype: APHU.Uruguay

Asóciate a la APHU

Novedades por Whatsapp

Ingrese su correo electrónico para recibir las novedades de la APHU por email

Publica en la Revista

AHORA PUEDES PUBLICAR EN LA REVISTA DE LA ASOCIACIÓN

Ofrecemos a nuestros colegas (ya sean nacionales o extranjeros) la posibilidad de publicar artículos de investigación en nuestra REVISTA, la que cuenta con ISBN. Estos trabajos son revisados, previa publicación, por un comité de lectura compuesto por excelentes académicos del país. Por mas info click aquí

A %d blogueros les gusta esto: