Con unas latas, cuerda y velas consiguieron evacuar 80.000 soldados

Deja un comentario

11 de noviembre de 2013 por difundimos

La Batalla de Galípoli, o Batalla de los Dardanelos, tuvo lugar en la península turca de Galípoli, en abril de 1915, durante la Primera Guerra Mundial. Tras lo intensos bombardeos en febrero de 1915, se decidió un desembarco de las tropas aliadas (británicos, franceses, australianos y neozelandeses) en la península de Galípoli y, así, poder controlar el estrecho de los Dardanelos. La ofensiva estuvo mal preparada y el único elemento a su favor, el ataque sorpresa, no dio ningún resultado. Desembarcaron en un playa, al pie de un terreno elevado, donde estaban fortificadas las tropas turcas. Durante varios meses los soldados, de uno y otro bando, iban cayendo pero ni los aliados ganaban un palmo de terreno ni los turcos los conseguían echar. A finales de 1915 y con más de 200.000 bajas en cada uno de los ejércitos enfrentados, los aliados decidieron abandonar aquella ratonera. Y aquí se planteó otro problema… la retirada.

1

La única salida de aquella playa era el mar, así que iban a quedar al descubierto y darle la espalda al enemigo. Enfrascados diseñando el plan de retirada, al cabo William Scurry del 7th Batallón de la ANZAC (Australian and New Zealand Army Corps) se le ocurrió una idea para cubrir la retirada. Más que una idea, un dispositivo… drip rifle (el fusil que dispara por goteo). Los fusiles se situaron en los posiciones desde donde se defendía la isla con una lata vacía atada, mediante una cuerda, al gatillo, y sobre la vertical de la primera lata, otra llena de agua con un agujero en la parte inferior. Conforme el goteo vaciase la lata de la parte superior, se iría llenado la que estaba atada al gatillo, llegando un momento en el que tendría el peso suficiente como hacer disparar el fusil. A raíz de esta idea fueron surgiendo otras variedades como la de atar el gatillo con una cuerda a un roca y en el centro colgar una piedra atada a la cuerda; entre la piedra colgada y la roca poner una vela y cuando la vela quemase la cuerda, la piedra caería de golpe y accionaría el gatillo.
Se sembró toda la playa de artilugios de este tipo y se prepararon para que fuesen disparando alternativamente… cuando los turcos se dieron cuenta del engaño ya se había evacuado 80.000 soldados y sólo habían sufrido media docena de bajas.

2

 

William Scurry Scurry fue galardonado con la Medalla de Conducta Distinguida y fue ascendido a sargento.

>> extraído de: http://historiasdelahistoria.com/2012/04/02/con-unas-latas-cuerda-y-velas-consiguieron-evacuar-80-000-soldados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

APHU

18 de Julio 1825 apto.401 / Telefax 2401 4774 / HORARIOS: Miércoles y Viernes de 10.00 a 18.00 Hs. Skype: APHU.Uruguay

Asóciate a la APHU

Novedades por Whatsapp

Ingrese su correo electrónico para recibir las novedades de la APHU por email

Publica en la Revista

AHORA PUEDES PUBLICAR EN LA REVISTA DE LA ASOCIACIÓN

Ofrecemos a nuestros colegas (ya sean nacionales o extranjeros) la posibilidad de publicar artículos de investigación en nuestra REVISTA, la que cuenta con ISBN. Estos trabajos son revisados, previa publicación, por un comité de lectura compuesto por excelentes académicos del país. Por mas info click aquí

A %d blogueros les gusta esto: