La Guerra de Yom Kipur y sus paradojas

Deja un comentario

20 de octubre de 2013 por difundimos

En efecto, tenemos otra cifra redonda este mes de octubre, el sesenta aniversario de la Guerra de Yom Kipur. Y, como suele suceder con las efemérides históricas, se retoman los análisis y aparecen algunos libros. El rotativo Haaretz informa de manera destacada, por ejemplo, de unos recientes documentos según los cuales Jordania e Israel cooperaron durante el conflicto; aborda también las distintas percepciones del ataque, visto como una debacle entre los israelíes y como un momento de gloria entre los egipcios. Entre los libros, el que mayor eco ha tenido quizá sea uno francés: La guerre du Kippour n’aura pas lieu. Comment Israël s’est fait surprendre, de Marius Schattner y Frédérique Schillo (André Versaille éditeur). Pueden leer una breve reseña en Le Monde y otra en Politis, o hacerlo en Libération. Esta última, firmada por Marc Semo es la que reproducimos:

1

 

Los dirigentes del Mossad le habían apodado el “Ángel”. Fue la mejor fuente que, a principios de los 70, tenía a su disposición la agencia de inteligencia israelí en un país árabe. Ashraf Marwan era nada menos que … el yerno de Nasser, y se convirtió tras la muerte de este en un asesor cercano del presidente Sadat. Ha costado años saber la identidad y el papel del informante, que murió en Londres el 27 de junio de 2007 -cayó desde el balcón de su apartamento. En su funeral en El Cairo Mubarak le llamó “patriota”, diciendo que “no es momento propicio para revelar su papel” durante la guerra de Yom Kippur, de 1973. Este negociante y gran vividor, que contactó él mismo en 1969 con la embajada de Israel en Londres para ofrecer sus servicios a cambio de altas remuneraciones, ¿era un agente doble o triple?

Durante varios años proporcionó información concreta, en particular sobre un atentado en Roma contra un avión de El-Al, pero en 1973 no dijo nada, hasta el último momento, de los preparativos de la ofensiva egipcio-siria del 6 de octubre. No lo notificó al Mossad hasta unas horas antes. El silencio de la fuente -¿o desinformación deliberada?- ciertamente contribuyó no poco a la falta de preparación de los israelíes, que hasta el final se negaron a creer que el ataque se fuera a producir, a pesar de las muchas señales.

Trabajando a partir de los archivos recientemente desclasificados, Marius Schattner, periodista de AFP y anteriormente de Libération, y Frédérique Schillo, historiador, arrojan nueva luz sobre el fiasco político y militar de 1973. “Que Israel lograra evitar una gran derrota y que, finalmente, lograra revertir la situación a su favor sobre el terreno habla más de una mayor adaptación de su ejército, del coraje de sus combatientes y de las debilidades del enemigo que de las capacidades para conducir un país sumido en el desasosiego de los primeros días de la guerra en dos frentes”. Es lo que señalan los autores, que eligieron el provocativo título para ilustrar la ceguera total de los israelíes, embebidos de la arrogancia de la victoria en 1967, y convencidos de que El Cairo y Damasco nunca se atreverían a embarcarse en una nueva aventura. No sólo los generales no habían visto venir nada, sino que el Tsahal quedó a contrapié ante la combatividad de unos adversarios largo tiempo menospreciados. La victoria lograda al cabo de dieciocho días se pagó cara en la conciencia israelí, y la Guerra del Yom Kippur evoca ahora principalmente un “fracaso”.

“El Angel” fue indirectamente identificado gracias a un error del jefe de la inteligencia militar, el general Eli Zeïra, que, para justificarse, contó en 1999 en sus memorias cómo el Mossad -la agencia rival- había sido intoxicado por una alta fuente sita en El Cairo. Los líderes del Mossad se indignaron, alegando que a pesar de todo el informante pudo evitar lo peor al dar la alarma, aunque fuera en el último momento. Su asesinato parece haber sido dirigido por los servicios egipcios, pero el misterio permanece. “Marwan solo habría sido fiel a sí mismo”, escriben los autores, disfrutando de su papel de hombre en la sombra que era escuchado por los más altos dirigentes de ambas partes, un maestro de un doble juego lucrativo y terriblemente arriesgado, en el que finalmente se quemó las alas”.

>> extraído de: http://clionauta.hypotheses.org/12563

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

APHU

18 de Julio 1825 apto.401 / Telefax 2401 4774 / HORARIOS: Miércoles y Viernes de 10.00 a 18.00 Hs. Skype: APHU.Uruguay

Asóciate a la APHU

Novedades por Whatsapp

Ingrese su correo electrónico para recibir las novedades de la APHU por email

Publica en la Revista

AHORA PUEDES PUBLICAR EN LA REVISTA DE LA ASOCIACIÓN

Ofrecemos a nuestros colegas (ya sean nacionales o extranjeros) la posibilidad de publicar artículos de investigación en nuestra REVISTA, la que cuenta con ISBN. Estos trabajos son revisados, previa publicación, por un comité de lectura compuesto por excelentes académicos del país. Por mas info click aquí

A %d blogueros les gusta esto: