Renuncias Papales (II)

Deja un comentario

1 de marzo de 2013 por difundimos

19/02/2013

Segunda parte de la entrada sobre renuncias papales. Los dos ultimos casos.

El papa Celestino V, segundo papa en  dimitir

El papa Celestino V, segundo papa en dimitir

El segundo caso fue el del papa Celestino V, en 1294. Este, sin duda, fue el caso más curioso de los tres. Durante su vida como Pietro Angeleri di Murrone mostró una extraordinaria predisposición al ascetismo, tal es así que en 1239 se convirtió en un ermita en una cueva situada en el monte Morrone. Su elección como papa aconteció también en condiciones poco comunes, ya que el conclave se reunió durante un periodo de dos años y tres meses! Si, desde el 5 de abril de 1292 hasta el 5 de julio de 1294 la silla de San Pedro se encontró vacía. Sucede que el colegio cardenalicio se encontraba dividio en dos facciones encabezadas por las familias Colonna y Orsini, cada una con su propio candidato. De esta manera, la elección de un extraño, no cardenal, en este caso un ermitaño “octogenario” fue vista como la única manera de romper el estancamiento entre los cardenales. Así, en 1294 Celestino V se convertía en papa, poco duro su mandato, anhelaba su vida ermita y tal es así que, tan solo 5 meses luego de su elección emitió un decreto declarando solemnemente permitido que un papa renunciase, y luego hizo renuncio. El nuevo conclave reunido solo tuvo que deliberar un único día para elegir a su sucesor Bonifacio VIII. Este temeroso de que el pueblo napolitano, contrario a su elección, siguiera considerando como el legítimo pontífice a Celestino V, declaro su encarcelamiento en la torre del castel Fumone dos años luego de su renuncia. En aquella celda moriría Celestino algunos meses después.

El papa Gregorio XII, fue el último papa en dimitir, hasta el momento.

El papa Gregorio XII, fue el último papa en dimitir, hasta el momento.

La tercera es la del papa Gregorio XII en 1415 y es la más clara de todas. Para aquel año se vivía en el seno de la religión católica el proceso que sería conocido como Cisma de Occidente. Para 1415 existían tres reclamantes al trono papal: el papa romano Gregorio XII, el antipapa Benedicto XIII de Aviñón —en el Papado de Aviñón—, y el antipapa Juan XXIII, fruto del Concilio de Pisa. Luego de la reunión del concilio de Constanza y abdicación forzosa de Juan XXIII por decisión del mismo concilio, Gregorio XII decidió renunció voluntariamente el 4 de julio mediante una bula en la que además reconocía al concilio, por lo que el concilio de Constanza, convocado por un antipapa, es considerado válido por la Iglesia Católica, cabe destacar que durante dicho Concilio también se declaró la supremacía de cualquier Concilio convocado por sobre el papa y que este debía plegarse a las decisiones de aquél. Poco después también sería depuesto Benedicto XIII y el Concilio elegiría a Martín V poniendo fin al Cisma de Occidente, pero esa es otra historia.

El papa Benedicto XVI quien emitió su renuncia para el 28 de febrero de 2013

El papa Benedicto XVI quien emitió su renuncia para el 28 de febrero de 2013

Así, como ven, son solo tres los predecesores a Benedicto XVI, y son casi 600 los años que lo separan a este de su predecesor, si la renuncia llegarse a consumarse tal y como está declarada el 28 de este mes. Sin embargo, también ha ocurrido en varios casos la existencia de renuncias condicionadas que no fueron llevadas a cabo. ¿A qué me refiero? Pues varios papas escribieron decretos que afirmaban su renuncia en caso de que se cumplieran ciertas condiciones. Tal es el caso, por ejemplo, de Pio VII (1800-1823), quien, antes de partir a París para coronar a Napoleón en 1804 firmaria un decreto en el que renuncia en caso de ser encarcelado en Francia por el Gran Corso, dejando libre así el sillón, para que el Conclave se sintiera libre de elegir un nuevo papa, cosa que finalmente no sucedió. Parecido es el caso de papa Pío XII quien, durante la Segunda Guerra Mundial decidió elaborar un documento con instrucciones para el caso de que fuese secuestrado durante la contienda internacional, decretando en el su renuncia. Finalmente Juan Pablo II escribió una carta al colegio cardenalicio explicando que renuncia en caso de contraer una enfermedad incurable o en el caso de un «deterioro grave y prolongado», si en cualquiera de los dos casos esto le impedía seguir ejerciendo las responsabilidades papales.

>> extraído de: http://www.saberhistoria.com.ar/2013/02/19/renuncias-papales-ii/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

APHU

18 de Julio 1825 apto.401 / Telefax 2401 4774 / HORARIOS: Miércoles y Viernes de 10.00 a 18.00 Hs. Skype: APHU.Uruguay

Asóciate a la APHU

Novedades por Whatsapp

Ingrese su correo electrónico para recibir las novedades de la APHU por email

Publica en la Revista

AHORA PUEDES PUBLICAR EN LA REVISTA DE LA ASOCIACIÓN

Ofrecemos a nuestros colegas (ya sean nacionales o extranjeros) la posibilidad de publicar artículos de investigación en nuestra REVISTA, la que cuenta con ISBN. Estos trabajos son revisados, previa publicación, por un comité de lectura compuesto por excelentes académicos del país. Por mas info click aquí

A %d blogueros les gusta esto: